ULTIMO PROYECTO

Mecánico industrial de profesión y especializado en diferentes áreas de la construcción, el emprendedor alteño usó sus conocimientos para plantear soluciones reales, optimizar el tiempo de producción y mejorar su calidad sin que eso implique un aumento en el precio del pan.

El diseño de su máquina boleadora comenzó en 2019. Le tomó bastante tiempo aprovisionarse de insumos y conseguir los materiales necesarios. En 2022 comenzó la construcción y, para fines de ese año, la máquina ya estaba lista, después de las pruebas y mejoras pertinentes.

En enero de 2023 empezó la producción comercial de esta máquina panificadora, con éxito. Pese a que la promoción de su producto fue mínima, ya realizó varias ventas en diferentes ciudades de Bolivia.

El uso de la máquina que prepara bolitas aumenta en un 20% la producción de pan en cualquier panadería, con un mínimo esfuerzo. Este artefacto es semiautomático, requiere de un operador para manipularla y un canastero para acomodar el pan, por lo que no implica el reemplazo de trabajadores, sino una mayor productividad de los mismos.

La máquina panificadora es compacta para que pueda caber en lugares con poco espacio y sea fácil de transportar (cuenta con ruedas). También es versátil para la elaboración de distintos productos de panificación y repostería. Además de hacer bolas de masa para pan común, puede trabajar con masa de donas, empanadas, panchitos, etc.

Este artefacto está fabricado con planchas de acero y otros materiales que no contaminan el proceso de producción de alimentos. Se fábrica a pedido y el tiempo de entrega es dos semanas; en la primera se produce y en la segunda se realizan las pruebas respectivas.

En caso de ser uno de los ganadores del concurso de la Fundación Samuel Doria Medina A., José Pablo invertirá el premio en la adquisición de materia prima y en publicidad.

//